Órgano del Círculo Tradicionalista General Carlos Calderón

Órgano del Círculo Tradicionalista General Carlos Calderón leal a S.A.R. el Duque de Aranjuez Don Sixto Enrique de Borbón y al ideario católico-monárquico.
DIOS-PATRIA-REY

jueves, 17 de diciembre de 2015

CL Aniversario de D. Pedro de la Hoz, pionero del periodismo tradicionalista

Se cumple hoy el 150 aniversario de la muerte de D. Pedro de la Hoz, director que fue del periódico LA ESPERANZA (1844-1874), considerado el principal ariete de la España católica y contrarrevolucionaria, que llevaría por subtítulo periódico monárquico y fue fundado para defender la Santa Religión Católica y la monarquía tradicional una vez acabada la Primera Guerra Carlista.

En LA ESPERANZA, que fue órgano oficioso del carlismo y el diario de mayor circulación en España durante la década de 1850, escribió su director numerosos artículos durante veinte años, sirviendo como ejemplo a seguir para los abundantes y brillantes periódicos y redactores tradicionalistas que aparecerían a partir de la nueva agitación liberal de la Revolución de Septiembre de 1868.

D. Pedro de la Hoz fue además autor de los manifiestos que firmó María Teresa de Braganza, viuda de Carlos V, como la Carta a los españoles de septiembre de 1864, en la que acusaba a quienes «se dicen católicos» de aceptar «como fundamento social el fantasma de la opinión pública».

La siguiente reseña biográfica, que extraemos del artículo que le dedicara José María Carulla con motivo de su muerte, omite la destacada militancia carlista de D. Pedro de la Hoz —un secreto a voces— al estar prohibida la significación legitimista durante el reinado de la llamada Isabel II:

Reseña biográfica de D. Pedro de la Hoz (1800-1865)

El Sr. D. Pedro de la Hoz nació en Espejo, provincia de Córdoba, el día 17 de mayo de 1800. Fueron sus padres D. Vicente, corregidor de varias villas y ciudades, como también caballero maestrante de Ronda, y doña María Tecla de la Torre. Restituidos a los pueblos de Penagas y Anaz, de la provincia de Santander, de donde eran respectivamente naturales, pasó en 1808 al colegio de Escolapios de Villacarriedo, en el cual hizo sus primeros estudios, saliendo de allí para la universidad de Valladolid, en la que cursó jurisprudencia.

Seducido por las ideas liberales que a la sazón reinaban ya en las universidades y academias, abrazolas con inexperiencia, siendo nombrado en su virtud secretario del gobierno político de León, y después de otras provincias. A tener entonces los veinticinco años que la ley exigía, hubiera desempeñado la jefatura política.

Ya en 1822 comprendió la impotencia a que se hallaba reducida la autoridad bajo el régimen parlamentario. Su conversión a las sanas doctrinas fue un hecho poco después, cuando, unido en matrimonio con una hija del valerosísimo general Liniers, muerto en defensa de su Rey, observó, por la lectura de los periódicos extranjeros, la prepotencia que la Revolución había logrado en el imperio vecino.

Desde ella no faltó ni en un ápice a la gloriosa causa de la monarquía. Pareciéndole muy bien al Monarca algunos de sus escritos, fue nombrado, sin saberlo. Director de la Gaceta de Madrid. En 1831 se le designó para la fiscalía general de correos, a cuyo cargo estaban anejos los honores y antigüedades del extinguido Supremo Consejo de Hacienda.

Fallecido Fernando VII, dimitió el cargo, a pesar de las vivas gestiones de casi todos los nuevos ministros para que lo conservase. Previendo que no podrían contener las ideas revolucionarias, aun cuando quisieran, lo renunció, y con él a un porvenir brillante, a trueque de no ponerse en contradicción con sus últimos actos, y deshonrarse políticamente. Pasó después al extranjero, volviendo en 1840, y fijando su residencia en Burgos, donde se dedicó con gran éxito al ejercicio de la noble profesión que tiene por objeto pedir justicia.


Ofreciósele algunos años después la Dirección de LA ESPERANZA, que iba a publicarse desde el 10 de octubre de 1844, y no quiso aceptarla por tener quebrantada la salud; mas al fin juzgó conveniente acceder a las nuevas instancias que le hicieron los co-fundadores del periódico. Este atestigua lo que ha sido su vida posterior.

Director de LA ESPERANZA, consagrose a ella con una fe verdaderamente inextinguible y con un ardor verdaderamente infatigable. Para saber lo que fue el periódico, pueden leerse los elogios que tributaron a LA ESPERANZA los mismos liberales, a pesar de que éstos rara vez hacían justicia a sus adversarios. La Patria, diario al cual LA ESPERANZA combatió con frecuencia enérgicamente, consignó en su número del sábado 16 de diciembre de 1865 las siguientes palabras:

Un periódico se publica en Madrid muy importante, ya por ser el decano de la prensa de la corte, ya por consecuentísimo en la predicación de sus doctrinas, y por hábil hasta lo sumo, al atravesar las mas difíciles circunstancias, sin plegar nunca su bandera. Dirigido por un hombre de gran capacidad y de experiencia consumada, y de espíritu y corazón de buen temple, para no ceder a temores, ni dejarse nunca tentar por halagos, siempre fue y va a su objeto en derechura; y así se ha granjeado legítimo ascendiente y grande respetabilidad entre los que profesan sus opiniones.
Este periódico se llama La Esperanza; D. Pedro de la Hoz es su Director inteligente y dignísimo de todo elogio, por cuya salud elevamos nuestras plegarias al cielo. Con adversarios de esta categoría es honroso medir las armas, según buena ley de caballería, sin que lo cortés quite a lo valiente, y aspirando a la victoria, no con vocerío de palabras, sino a fuerza de sólidas razones.


Calle del Pez n.º 6 de Madrid, lugar en el que tuvo sus oficinas el periódico LA ESPERANZA hasta ser clausurado por Francisco Serrano en enero de 1874.

Mientras infinidad de períódicos, principalmente liberales, dejaron de publicarse, no obstante la protección de todo género que recibían, LA ESPERANZA subsistió robusta y prepotente, a pesar de las recias sacudidas de todo linaje asestadas contra ella. La gloria de tal resultado correspondió entera por riguroso derecho al Sr. D. Pedro de la Hoz, que dirigió el periódico desde su fundación.

Que el Sr. D. Pedro de la Hoz aceptase en 1844 la dirección de LA ESPERANZA, es cosa que no debe maravillarnos. Aunque su salud ya se había entonces grandemente resentido, se hallaba, sin embargo, en el pleno de su energía intelectual, pudiendo, por consiguiente, dedicarse con ahinco a las tareas de su nueva misión, tan importante como delicada. Lo asombroso y digno de loa es que persistiese en dirigirla a los sesenta y cinco años de edad, cuando sus fuerzas se iban extinguiendo por instantes, Algunos do sus amigos, considerando que la enfermedad le tenía sumamente débil, y viendo que Dios le había hecho merced de un hijo, continuador de su preclara inteligencia, de su buen criterio, y de su fe ardorosa, le proponían con frecuencia que la dejase, o al menos que se ciñese a lo puramente preciso para su marcha. Jamás pudieron conseguirle. No satisfecho aun, ocupábase también en recibir a los que venían con el objeto de conocerlo; en responder a los que lo consultaban sobre innumerables asuntos políticos y de diversa índole; en meditar una obra de Religión que por su muerte no pudo publicarse; en dirigir la educación de su familia; en atender, para concluir, a esos héroes cuyo elogio no puede hacerse por falta de palabras bastante expresivas, que, a trueque de conservar inmaculado su honor, sufrieron toda clase de privaciones, renunciando a toda suerte de comodidades.

Alguna vez pensó seriamente en trasladarse al Escorial, a fin de terminar allí sus días, entregado a la meditación de las eternas verdades. No puso en práctica su pensamiento. Además de sus dolencias habituales, impedíanselo su amada familia que no quería desatender, LA ESPERANZA, de que no quería prescindir, y la comunión monárquico religiosa, que no quería por ningún concepto abandonar.

Poco antes de morir trabajaba, si cabe, con más celo y satisfacción que en años anteriores. Es que veía confirmadas sus opiniones políticas de la manera más absoluta. Veía completamente desacreditado el orden de cosas que constantemente impugnó; veía que los hombres de buena fe que lo habían sostenido se agrupaban denodadamente alrededor de su bandera inmaculada; veía en lontananza a los nuevos Constantinos que han de regenerar a nuestra desdichadísima patria; veía, en fin, cercana o inevitable la realización de sus dulces consoladoras esperanzas.

Extraído en su mayor parte del artículo que le dedicó con motivo de su muerte José María Carulla en LA ESPERANZA (18 de diciembre de 1865)

(...) nunca más que hoy ha sido conveniente que permanezca inhiesta la bandera de LA ESPERANZA (...)
(...) Dos cosas, únicamente, son las que debo recomendarte y te recomiendo. Una, la de que perseveres hasta la muerte en la defensa de nuestra Santa Religión; y otra, la de no faltar nunca a las prescripciones del honor. (...)
(...) Como católico sabes no te es permitido sino repeler la fuerza con la fuerza, y eso cuando no está a mano la autoridad para acudir a ella. (...)
De la carta de D. Pedro de la Hoz a su hijo, D. Vicente de la Hoz y de Liniers.


Obras relacionadas:

No hay comentarios:

Categorías del blog

Tradicionalismo granadino (47) Tradicionalismo en nuestro tiempo (32) Comunión Tradicionalista durante el periodo alfonsino (23) Carlistas de Granada (20) Comunión Tradicionalista durante la Segunda República (20) Comunión Tradicionalista durante el gobierno de Franco (18) Requetés (18) Cruzada de Liberación (17) Guerra Civil Española (17) Tercera guerra carlista (13) Prensa tradicionalista (12) Poemas (11) Tercio de Requetés Isabel la Católica (11) Juan Vázquez de Mella (10) S.A.R. Don Sixto (10) Familia Real proscrita (9) Historia del carlismo (9) Mártires de la Tradición (9) Militares carlistas (8) Primera guerra carlista (8) Rafael Gambra (8) Familia Borbón Parma (7) General Carlos Calderón (7) Círculo Fal Conde (6) El Siglo Futuro (6) Guerra Civil en Granada (6) Cofradía Nuestra Señora de los Dolores de Granada (5) Guerra realista (5) Obispos íntegros (5) Toma de Granada (5) Tradicionalismo malagueño (5) Agrupación Escolar Tradicionalista (4) Fiesta de Cristo Rey (4) Guerra de la independencia (4) Agencia FARO (3) Arzobispos de Granada (3) Boletín Fal Conde (3) Carlistas célebres (3) Doctrina carlista (3) Francisco Guerrero Vílchez (3) Francisco José Fernández de la Cigoña (3) Liturgia católica (3) Manuel Fal Conde (3) Montejurra (3) Virgen de las Angustias (3) 18 de julio (2) Carlismo en Hispanoamérica (2) Carlos Hugo de Borbón Parma (2) Carlos VII (2) Crímenes liberales (2) El Correo Español (2) Francisco Elías de Tejada (2) Francisco de Paula Oller (2) Gran Capitán (2) Historia de España (2) Jaime III (2) Jaimismo (2) Javier de Borbón Parma (2) Juan Manuel de Prada (2) Marqués de Villores (2) Miguel Ayuso (2) Partido Integrista (2) Periodistas carlistas (2) Revista Cristiandad (2) himnos tradicionalistas (2) A los 175 años del Carlismo (1) Abrazo de Vergara (1) Acción Católica (1) Andrés Manjón (1) Antonio Aparisi y Guijarro (1) Balbino Santos Olivera (1) Bandera de Andalucía (1) Batalla de Lepanto (1) Carlistas de Almería (1) Cayetano de Borbón Parma (1) Cerro Muriano (1) Cien Mil Hijos de San Luis (1) Conde de Arana (1) Conde de Rodezno (1) Conrado Reiss (1) Corpus Christi en Granada (1) Cristóbal Colón (1) Cruzadas (1) Crímenes nazis (1) Dalmacio Iglesias (1) Descubrimiento de América (1) Dinastía carlista (1) Dinastía usurpadora (1) Don Quijote de la Mancha (1) Día de la Hispanidad (1) Edad Media (1) Editorial Católica Española S. A. (1) Editorial Tradicionalista (1) El Cruzado Español (1) El Pensamiento Navarro (1) Emilia Pardo Bazán (1) Emilio Ruiz Muñoz (1) Enrique VIII de Inglaterra (1) Erasmo de Rotterdam (1) Fabio (1) Francisco Javier Mier y Campillo (1) Francisco Navarro Villoslada (1) G. K. Chesterton (1) Historia de Andalucía (1) Historia del Tradicionalismo Español (1) Isabel la Católica (1) Jaime de Carlos Gómez-Rodulfo (1) José María Lamamié de Clairac (1) José María de Pereda (1) José Meseguer y Costa (1) José Miguel Gambra (1) José Moreno Mazón (1) Juan Calvino (1) Juan Donoso Cortés (1) Juan María Roma (1) Juan Marín del Campo (1) Julio Nombela (1) Leonardo Castellani (1) León XIII (1) Literatura (1) Lorenzo Sáenz y Fernández Cortina (1) Los últimos de Filipinas (1) Manifiesto de los Persas (1) Manuel Senante (1) Marcelino Menéndez Pelayo (1) Marián Vayreda (1) Martin Luther (1) Martín Lutero (1) Masonería (1) Melchor Ferrer Dalmau (1) Mercedes Vázquez de Prada (1) Miguel de Cervantes (1) Muertos por Dios y por España (1) Obispos de Almería (1) Padre Manjón (1) Papa Pío XII (1) Partido carlista (1) Programa tradicionalista (1) Protestantes (1) Protestantismo (1) Quintillo (1) Ramón María del Valle-Inclán (1) Ramón Nocedal (1) Reforma protestante (1) Reyes Católicos (1) Salvador Morales Marcén (1) San Fernando (1) San José (1) Santiago Apóstol (1) Tercio de Requetés Nuestra Señora de las Angustias (1) Tolkien (1) Ulrich Zwingli (1) Ulrico Zuinglio (1) Unidad católica (1) Ángel David Martín Rubio (1) Ángel Ganivet (1) Órgiva (1)

¡Ayúdanos a mantener enhiesta la bandera de la Tradición!