Órgano del Círculo Tradicionalista General Carlos Calderón

Órgano del Círculo Tradicionalista General Carlos Calderón leal a S.A.R. el Duque de Aranjuez Don Sixto Enrique de Borbón y al ideario católico-monárquico.
DIOS-PATRIA-REY

miércoles, 16 de julio de 2008

RECREACION EN GRANADA DE LA BATALLA DE BAILEN

 



El pasado viernes 11 de julio se realizaron una serie de actos para conmemorar que 3000 granadinos participaron en la batalla de Bailén en la que las tropas españolas al mando del general Castaños lograron por primera vez derrotar al ejército de Napoleón. Por la mañana el alcalde y la corporación municipal visitaron las tumbas de la emperatriz Eugenia de Montijo, del cadete Juan Vázquez Afán de Rivera y del cabo José García, que salvó la Alhambra de su destrucción.
Por la tarde el príncipe Charles Napoleón Bonaparte, jefe de la casa imperial napoleónica, dio una conferencia titulada “La guerra de España. Estrategia napoleónica en Europa.”
Para concluir se realizó un desfile militar y una recreación de la batalla de Bailen a cargo de unos 300 figurantes. Antes el alcalde y otras personalidades leyeron unos discursos. En uno de ellos se recordó que la junta de Granada llamó a luchar a los granadinos en nombre de la religión de la patria y del rey. Esto último fue por lo que lucharon los 3000 granadinos y no por la constitución y el estado liberal, al igual que hicieron los carlistas 20 años después.

Grandes militares carlistas: S.A.R Don Cayetano de Borbón Parma y Braganza

CAYETANO DE BORBÓN PARMA


Fotografía de D. Cayetano de Borbón Parma
dedicada a Joaquín Baleztena
(tomada del blog Premín de Iruña)
Cayetano María José Pío de Borbón Parma y Braganza (Villa Pianore, Lucca, Toscana, Italia, 3 de junio de 1905 - Mandelieu, Cannes, Francia, 9 de marzo de 1958) era hijo del duque Roberto I de Parma y hermano de don Javier de Borbón Parma, candidato al trono de España de la rama carlista. Su madre fue María Antonia, Infanta de Portugal. Sus abuelos maternos eran Miguel I de Portugal y Adelaida de Löwenstein-Wertheim-Rosenberg.

Cayetano fue el último hijo de del duque de Parma don Roberto, fue bautizado en la villa de Pianore, residencia del duque Roberto, su padrino fue el papa Pío X, que años mas tarde seria declarado santo por la iglesia católica, el papa Pío era amigo personal del duque Roberto, y mando a su secretario personal, el cardenal Brisleti, para que le representara.

A los 2 años el príncipe Cayetano quedó huérfano. Recibió una educación de príncipe cristiano haciéndose cargo de su educación en Paris su hermano mayor Sixto. Estudió en numerosos países como Francia, Italia, Luxemburgo, etc.

Contrajo matrimonio con la princesa Margarita von Thurn und Taxis, hija de Alexander von Thurn und Taxisel duque di Castel Duino, el 29 de abril de 1931. El día 22 de mayo de 1932 nacía su única hija la princesa Margarita de Borbón-Parma.

Al carecer de descendientes el pretendiente carlista don Jaime III, miembros de la comunión católico-monárquica que representaba al carlismo, pensó en don Cayetano para que fuera sucesor de don Jaime, pero el príncipe Cayetano rehusó ocupar el puesto de su primo. Algunos políticos y pensadores tradicionalistas de la época pensaron que el tenía todas las cualidades para ser rey de España.

El 12 de enero de 1937 habiéndose iniciado la guerra civil española, y con el permiso de su hermano Javier, que ocupaba el cargo de regente de la comunión tradicionalista, se alistó como requeté en el tercio de Navarra, bajo el seudónimo de Gaetan de Lavardín.

El 7 de abril al tercio de Navarra se le encomienda la difícil tarea de desalojar al enemigo del monte Sebigain, punto clave para abril el camino hacia Bilbao. El tercio se distingue por su valor en dicha operación, que resultó un éxito, proponiéndosele para la medalla militar colectiva. Tras esta operación el requeté Gaetan de Lavardín es ascendido a alférez por meritos de guerra.

El 9 de Mayo estando el tercio de Navarra en el frente de Bizcargui una granada hiere gravemente en el cuello a su alteza, siendo trasladado de urgencia al hospital Alfonso Carlos, la gravedad de sus heridas hizo que se tuviera que revelar su verdadera identidad. Durante su convalecencia tuvo numerosas visitas de grandes personajes como su hermana la emperatriz Zita o Otto de Habsburgo emperador de Austria y sobrino suyo. Estando en el hospital recibió la visita del coronel Rada que le ascendió al rango de teniente por meritos de guerra. Debido a la situación política no le fue permitido a don Cayetano volver al tercio cruzando la frontera con Francia el 10 de agosto de 1937.

Al estallar la segunda guerra mundial se puso del lado de los aliados, al igual que hizo su hermano don Javier y su hermano Félix (gran duque de Luxemburgo). En 1943 intentó alistarse en un batallón de austriacos que servían en el ejército estadounidense, pero fue rechazado por su origen francés. Fue profesor en el campamento Ritchie en el que se formaban a jóvenes judío-alemanes para realizar operaciones especiales en territorio alemán.

El 8 de marzo de 1958, cuando iba a visitar a su hermano Luis, sufrió un grave accidente de coche cerca de Cannes en la costa azul. Ese mismo día pidió a su hermano que le enterraran con la boina roja de los requetés. El día 9 de marzo murió en el hospital habiendo recibido los últimos sacramentos. Fue enterrado el 10 de marzo, día de los mártires de la tradición.

domingo, 6 de julio de 2008

GRANDES MILITARES CARLISTAS: S.A.R Don Sebastián de Borbón y Braganza

INFANTE DON SEBASTIAN. (1811-1875)

Sebastián Gabriel de Borbón y de Braganza nació en Brasil en 1811. Su madre, la princesa de Beira enviudó a los dos años. Su formación fue muy amplia y variada para lo que se acostumbraba en la corte española a donde llegó acompañando a su madre y a su tía, la primera esposa del Infante Don Carlos. Su curiosidad e inquietud cultural le llevaron a experimentar diversas disciplinas como la escritura, la pintura o la litografía. Formó una magnífica biblioteca, un gran gabinete de física y reunió una extensa colección de pintura. Llegó a publicar dos periódicos en su propia imprenta, El Lagarto y La Mariposa.

Hablaba con soltura cinco idiomas, reunió una tertulia intelectual a su alrededor y ejerció de mecenas entre los artistas de Madrid.

A la muerte de Fernando VII emigró a Roma y se unió a las tropas de Don Carlos a finales de 1835. Participó en el segundo sitio de Bilbao y tras el fracaso de Luchana, el Pretendiente le nombró general en jefe del ejército del Norte. Se enfrentó a los generales liberales Espartero y Sarsfield.

Tras reorganizar el ejército, contribuyó decisivamente en la victoria de Oriamendi, donde tras una durísima marcha de sus tropas, llegó a tiempo para destrozar a la Legión Auxiliar Británica en las cercanías de San Sebastián.


El Infante Don Sebastián y su Estado Mayor

En mayo de aquel mismo 1837 Don Carlos le confirió el mando militar de la Expedición Real. Recorrió Aragón, el Maestrazgo y Castilla, después de llegar a las puertas de Madrid. El fracaso de esta expedición, aunque se debiera más a razones políticas que militares, es decir, de responsabilidad del propio Infante, le relegó de su mando del ejército carlista.

La Expecición Real cruzando el río Ebro

Continuó junto al Pretendiente hasta abandonar la península, tras el abrazo de Bergara. Se instaló en la corte de Nápoles, hasta que veinte años después regresó a España acogiéndose a la amnistía que Isabel II concedió a los carlistas.

Cuando la reina partía hacia el exilio a causa de la revolución de 1868, el Infante, junto a los militares carlistas Elío y Pérula, se ofrecieron en San Sebastián, para luchar contra los revolucionarios. Volvió al exilio y dedicó sus últimos años a tratar de conciliar las dos dinastías, la carlista y la recién destronada de Isabel II. Murió en Pau a causa de una pulmonía en 1875, en plena Segunda Guerra Carlista.

Fuente: Museo Zumalakarregi

sábado, 5 de julio de 2008

CRÍTICA HISTORIOGRÁFICA: El carlismo y las autonomías regionales de Evarist Olcina

Iniciamos esta sección del blog hablando de uno de los libros clave para justificar la ruptura ideológica que se produjo en el carlismo a finales de los años 60 y cuyo protagonista principal fue Carlos Hugo de Borbón-Parma.

A lo largo de mis años como estudiante he podido comprobar lo fácil que es manipular la historia, y me he topado durante todos estos años con un gran numero de obras que mentían y manipulaban la historia en servicio de una determinada causa, este es el caso de la obra que voy a comentar: EL CARLISMO Y LAS AUTONOMÍAS REGIONALES de Evarist Olcina.

Es difícil encontrar una obra que mienta y tergiverse la historia del carlismo como lo hace esta, solo superada por los libros que escribe el señor Clemente. La obra esta llena de contradicciones desde el principio hasta el final y trata desesperadamente de justificar la desviación ideológica del partido carlista, mediante la manipulación de textos históricos del carlismo.

El señor Olcina trata de convencernos de que la única motivación que tuvo el pueblo carlista fue el de conseguir la autonomía para sus regiones y el federalismo para toda España, para ello no duda en erigirse como conocedor de la voluntad popular aunque no aporte casi pruebas históricas que sustenten sus argumentos. Un ejemplo claro esta en que no es capaz de explicar porque las masas carlistas se levantaron en 1833 bajo el lema DIOS-PATRIA-REY si estos conceptos no eran los principales motivos del alzamiento. También dice que la monarquía no es un fin del carlismo sino un instrumento para alcanzar la autonomía y pone como ejemplos de reyes que no se consideraban imprescindibles a don Jaime Y a don CarlosVII , esto es para partirse de risa, ahora el carlismo no es un movimiento monárquico, yo me pregunto de donde saca esto? En ningún momento ningún rey dejo de tener como uno de sus objetivos primordiales la restauración de la monarquía tradicional y he de recordar la palabras del rey don Javier en su documento de 1977: “…Todo esto, lo sé, puede parecer una exposición de verdades elementales, pero creo que es oportuno recordarlas para terminar con ciertos falsos razonamientos que pretenden hacer que se puede ser carlista sin ser católico ni monárquico, patente traición a las convicciones de todos aquellos que, obedeciendo las órdenes que tuve el honor de firmar en nombre de mi augusto tío el Rey Don Alfonso Carlos, lucharon con valor y murieron gloriosamente por la religión y por la Patria.”

Don Javier deja bastante claro que no se puede se carlista sin ser monárquico o católico y que estos son los pilares fundamentales del carlismo junto con la unidad de la patria y la consecución de los fueros. El autor no es coherente cuando habla de los grandes hombres del carlismo por ejemplo para lo que le interesa usa a Vázquez de Mella (tema del federalismo) cuando no le interesa es un integrista, cuando se produjo el intento del estatuto de Estella usa palabras del conde de Rodezno y de Oriol, pero cuando hablan de Dios y de la patria son unos traidores y mentiros. Durante medio libro habla de la restauración foral durante la 3ª guerra carlista que restauró Carlos VII, y luego dice que fue un rey sin demasiado interés en la cuestión autonómica.

Seria muy largo reflejar todos los fallo e incoherencias que he ido anotando a la largo de la lectura del libro. En resumidas cuentas que nos quiere hacer ver que que el pueblo carlista nunca fue contrarrevolucionario sino al contrario revolucionario y que estuvo siempre engañada por los dirigentes del partido y por sus reyes. Esto no hay historiador serio que lo crea y por supuesto esta visión historiográfica responde a la visión manipuladora que Carlos Hugo tiene del carlismo y el libro no es mas que un vano intento de adecuar la ideología izquierdista del actual partido carlista, con la historia del pueblo carlista que fue realmente la de un pueblo contrarrevolucionario y profundamente católico que luchó con todas su fuerzas contra el comunismo, el separatismo y el liberalismo.

PD: el libro es un tostón si lo vais a leer armaos de paciencia y pedid la gracia divina para no morir de un ataque de aburrimiento.

Categorías del blog

Tradicionalismo granadino (47) Tradicionalismo en nuestro tiempo (32) Comunión Tradicionalista durante el periodo alfonsino (23) Carlistas de Granada (20) Comunión Tradicionalista durante la Segunda República (20) Comunión Tradicionalista durante el gobierno de Franco (18) Requetés (18) Cruzada de Liberación (17) Guerra Civil Española (17) Tercera guerra carlista (13) Prensa tradicionalista (12) Poemas (11) Tercio de Requetés Isabel la Católica (11) Juan Vázquez de Mella (10) S.A.R. Don Sixto (10) Familia Real proscrita (9) Historia del carlismo (9) Mártires de la Tradición (9) Militares carlistas (8) Primera guerra carlista (8) Rafael Gambra (8) Familia Borbón Parma (7) General Carlos Calderón (7) Círculo Fal Conde (6) El Siglo Futuro (6) Guerra Civil en Granada (6) Cofradía Nuestra Señora de los Dolores de Granada (5) Guerra realista (5) Obispos íntegros (5) Toma de Granada (5) Tradicionalismo malagueño (5) Agrupación Escolar Tradicionalista (4) Fiesta de Cristo Rey (4) Guerra de la independencia (4) Agencia FARO (3) Arzobispos de Granada (3) Boletín Fal Conde (3) Carlistas célebres (3) Doctrina carlista (3) Francisco Guerrero Vílchez (3) Francisco José Fernández de la Cigoña (3) Liturgia católica (3) Manuel Fal Conde (3) Montejurra (3) Virgen de las Angustias (3) 18 de julio (2) Carlismo en Hispanoamérica (2) Carlos Hugo de Borbón Parma (2) Carlos VII (2) Crímenes liberales (2) El Correo Español (2) Francisco Elías de Tejada (2) Francisco de Paula Oller (2) Gran Capitán (2) Historia de España (2) Jaime III (2) Jaimismo (2) Javier de Borbón Parma (2) Juan Manuel de Prada (2) Marqués de Villores (2) Miguel Ayuso (2) Partido Integrista (2) Periodistas carlistas (2) Revista Cristiandad (2) himnos tradicionalistas (2) A los 175 años del Carlismo (1) Abrazo de Vergara (1) Acción Católica (1) Andrés Manjón (1) Antonio Aparisi y Guijarro (1) Balbino Santos Olivera (1) Bandera de Andalucía (1) Batalla de Lepanto (1) Carlistas de Almería (1) Cayetano de Borbón Parma (1) Cerro Muriano (1) Cien Mil Hijos de San Luis (1) Conde de Arana (1) Conde de Rodezno (1) Conrado Reiss (1) Corpus Christi en Granada (1) Cristóbal Colón (1) Cruzadas (1) Crímenes nazis (1) Dalmacio Iglesias (1) Descubrimiento de América (1) Dinastía carlista (1) Dinastía usurpadora (1) Don Quijote de la Mancha (1) Día de la Hispanidad (1) Edad Media (1) Editorial Católica Española S. A. (1) Editorial Tradicionalista (1) El Cruzado Español (1) El Pensamiento Navarro (1) Emilia Pardo Bazán (1) Emilio Ruiz Muñoz (1) Enrique VIII de Inglaterra (1) Erasmo de Rotterdam (1) Fabio (1) Francisco Javier Mier y Campillo (1) Francisco Navarro Villoslada (1) G. K. Chesterton (1) Historia de Andalucía (1) Historia del Tradicionalismo Español (1) Isabel la Católica (1) Jaime de Carlos Gómez-Rodulfo (1) José María Lamamié de Clairac (1) José María de Pereda (1) José Meseguer y Costa (1) José Miguel Gambra (1) José Moreno Mazón (1) Juan Calvino (1) Juan Donoso Cortés (1) Juan María Roma (1) Juan Marín del Campo (1) Julio Nombela (1) Leonardo Castellani (1) León XIII (1) Literatura (1) Lorenzo Sáenz y Fernández Cortina (1) Los últimos de Filipinas (1) Manifiesto de los Persas (1) Manuel Senante (1) Marcelino Menéndez Pelayo (1) Marián Vayreda (1) Martin Luther (1) Martín Lutero (1) Masonería (1) Melchor Ferrer Dalmau (1) Mercedes Vázquez de Prada (1) Miguel de Cervantes (1) Muertos por Dios y por España (1) Obispos de Almería (1) Padre Manjón (1) Papa Pío XII (1) Partido carlista (1) Programa tradicionalista (1) Protestantes (1) Protestantismo (1) Quintillo (1) Ramón María del Valle-Inclán (1) Ramón Nocedal (1) Reforma protestante (1) Reyes Católicos (1) Salvador Morales Marcén (1) San Fernando (1) San José (1) Santiago Apóstol (1) Tercio de Requetés Nuestra Señora de las Angustias (1) Tolkien (1) Ulrich Zwingli (1) Ulrico Zuinglio (1) Unidad católica (1) Ángel David Martín Rubio (1) Ángel Ganivet (1) Órgiva (1)

¡Ayúdanos a mantener enhiesta la bandera de la Tradición!